Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Descubren el reloj oculto de las células humanas

Publicado el 14 Septiembre 2017


Las células tienen su propio reloj, acaba de descubrir un grupo de investigadores, hallazgo que ayudará a entender más no solo acerca de los elementos básicos de la vida sino, y muy importante, sobre la aparición de enfermedades.

“Antes, un punto preciso dentro de la célula en su ciclo vital solo se podía determinar estudiando células muertas”, según Alexandra Zidovska, de New York University, autora senior del estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

“Con este descubrimiento, que muestra que el núcleo exhibe fluctuaciones rápidas que disminuyen durante el ciclo de vida de la célula, podemos aumentar el conocimiento de las células sanas y enfermas”.

El estudio, en el que participaron Fang-Yi Chu, y Shannon Haley, buscaba expandir el entendimiento del núcleo de la célula.

Se sabe que la forma y tamaño del núcleo cambia mucho durante la vida celular. No se sabía si cambiaba su forma en cortos periodos.

Para conocer eso, usaron un avanzado microscopio fluorescente que permite ver esos cambios pequeños y rápidos en el núcleo de las células vivas.

Así, descubrieron que el núcleo de las células humanas tiene un tipo de movimiento no detectado antes: su envoltura fluctúa en un periodo de segundos. Y la amplitud de esos cambios en la forma disminuye en el tiempo durante el ciclo de la célula. Ese movimiento marca el primer rasgo físico que cambia sistemáticamente con el ciclo celular.

“Por lo tanto, este proceso puede servir como un reloj interno de la célula, diciendo en qué etapa del ciclo se encuentra”, explicó Zidovska.

“Sabemos que los errores estructurales y funcionales de la envoltura del núcleo deriva en un gran número de trastornos heredados, como cardiomiopatía, distrofia muscular y cáncer, así que conociendo la mecánica de las fluctuaciones de la forma nuclear puede contribuir a entender ese núcleo en la salud y en la enfermedad”.

Fuente: elcolombiano.com

Ir a artículo original